Según la sentencia emitida, el agricultor zamorano recuperara esa cantidad y se declara nulo de pleno derecho el contrato de compra de valores, y en concreto la orden de compra de fecha 28 de julio de 2008 de obligaciones subordinadas por importe de 42.000 euros.

 

Asimismo, se ha condenado al Banco Ceiss a abonar al afectado los intereses legales devengados desde el día 28 de julio de 2008 hasta el completo pago, "sin perjuicio de que de dicha cantidad deban descontarse los rendimientos que de dichas obligaciones subordinadas se hayan abonado".

 

La sentencia también recoge que parece "indiscutible" que el afectado "nunca recibió información verbal directa de los empleados de la entidad, y tampoco existe prueba alguna de que quien hacía de intermediario, esto es, la madre del actor, tuviera unos conocimientos financieros tales (lo que parece harto dudoso) que le permitieran comprender y transmitir las explicaciones que previamente se le habían ofrecido".

No hay comentarios