Centenares de personas se echaron a las calles de la localidad zamorana de Toro para presenciar el “gran desfile de carnaval“, el acto central de las fiestas, catalogadas de interés turístico regional. También fueron numerosos los participantes en la cabalgata, que se convirtió en un derroche de imaginación para parodiar cualquier situación y personaje imaginables, desde el mundo de las muñecas hasta la vida en el medio rural, pasando por el transporte escolar y la igualdad entre hombre y mujer en el ámbito doméstico o los odiados topillos.

Y es que al buen toresano cualquier motivo le sirve de inspiración para disfrazarse: la literatura, la música, el cine, los cuentos, la televisión y, por supuesto, la actualidad. De esta forma, el desfile contó con su propio elenco de personajes del Quijote, incluso un molino cuyas aspas no dejaron de girar en ningún momento, y un grupo de coloridos pajaritos, acompañados de su propia María Jesús, acordeón incluida. También se encontraba en la cabalgata carnavalera el famoso capitán Jack Sparrow y sus compañeros de reparto en ‘Piratas del Caribe.
Aseguran los toresanos que si hay algo que caracteriza el carnaval de Toro es cambiar cada año de estilo e inspiración. “Se diferencia en que incluso en la época del fallecido, cuando estaba prohibido, los toresanos nos disfrazábamos a pesar de ello desde pequeños. Es algo que llevamos dentro. Sólo se puede explicar desfilando”, comentó un hombre que desfilaba con indumentaria dieciochesca acompañado de su hija.

Fuente: 20 Minutos

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.