Los vecinos se habían dado cita a partir de las 6.00 de la mañana, después de tres noches de protestas contra las obras. A la protesta del domingo acudieron unas 3.500 personas y, aunque finalizó sin carga policial, se repitió la quema de contenedores y sufruieron daños una sucursal bancaria y el mobiliario urbano.

No hay comentarios