La localidad sanabresa de San Martín de Castañeda (Zamora) revivió hoy la Talanqueira, una de las numerosas mascaradas de invierno que se celebran en la provincia.

A pesar del frío y la niebla, los extraños personajes que integran esta fiesta de antruejo comenzaron a recorrer las calles de la población a las cinco de la tarde persiguiendo a todo aquel que se cruzó en su camino para pedir un suculento aguinaldo, en forma de embutidos y frutas, entre otras exquisiteces típicas de la tierra y de esta época del año.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.