La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zamora, en colaboración con la UTE Zamora Limpia, concesionaria del servicio de recogida de basuras y limpieza viaria de la capital, ha distribuido un total de 250.000 “pipeleras” entre más de un centenar de kioscos y establecimientos de la ciudad, con el fin de evitar que los ciudadanos arrojen al suelo las cáscaras de pipas, pistachos y otros frutos secos, especialmente durante los tiempos de espera y en el transcurso de las procesiones de Semana Santa.
La “pipelera” es un pequeño recipiente a modo de bolsa de papel, doblada por la mitad y con dos compartimentos separados. En uno de ellos se introducen los frutos secos y en el otro se depositan las cáscaras. Fue ideado por el Ayuntamiento de Zamora hace ya diez años, con el fin de evitar que se ensuciaran las calles, especialmente durante la Semana Santa, que es cuando más se consumen estos productos.
En aquella época los servicios de limpieza de la capital llegaban a recoger más de tres mil kilos de cáscaras de pipas después de los desfiles procesionales, durante toda la Semana Santa.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.