Madrid (EFE/Alicia García de Francisco).- Michael Haneke es un gran cineasta, y sus películas y premios recibidos, como el Príncipe de Asturias de las Artes, lo avalan. Pero ante todo es un provocador nato al que le gusta ahondar en lo más profundo, incómodo y, muchas veces, repulsivo del ser humano. Títulos como La cinta blanca, Caché o Funny Games le han hecho merecedor de tantas …

No hay comentarios