Dos de los grandes sectores de la economía salmantina, la industria alimentaria y la construcción, siguen moderando su siniestralidad laboral. Aunque el marco general es de menos accidentes por la menor tasa de ocupación, estas dos actividades están entre las que mantienen en mayor medida el empleo y, pese a ello, han logrado reducir el número de accidentes que sufren.

 

Durante 2012, se contabilizaron en Salamanca 2.219 accidentes de trabajo con baja. De ellos, una cuarta parte se los reparten entre la industria alimentaria, la construcción, el comercio al por menor y el comercio al por mayor. Pero el comportamiento no ha sido igual en todos los casos. En la industria de la alimentación, se ha pasado de 342 a 272 accidentes, y todos menos uno han sido leves; en la construcción se han registrado casi cien menos, de 300 a 204, con menos accidentes graves (solo 3), pero uno mortal.

 

Por contra, el sector del comercio no ha tenido una evolución tan positiva. En el caso de las actividades al por mayor, no solo mantiene prácticamente el mismo número de bajas, sino que suma dos accidentes graves y otros dos mortales. Hay que remontarse cuatro años atrás, al 2008, para encontrar el último accidente mortal en el comercio al por mayor. Tampoco el comercio al por menor logra bajar sensiblemente su número de accidentes. 

 

SECTOR SERVICIOS: MENOS SINIESTROS, MÁS VÍCTIMAS MORTALES

 

Sí logra mejorar sus cifras un sector que en los últimos años, con el descenso de la actividad en la construcción, había concentado el protagonismo en siniestralidad laboral. El sector servicios acumula 1.156 accidentes, 14 de ellos graves y 4 mortales de los siete de todo el año 2012. Son menos que en 2011, cuando acumuló 1.439, pero no impide que sea el sector con una mayor siniestralidad.

 

El sector, uno de los más azotados por la crisis, tiene que lidiar con una gran rotación de contrataciones y una elevada temporalidad, circunstancias que no mejoran la seguridad laboral. Las campañas de concienciación y las inspecciones parecen haber hecho más efecto en sectores históricamente más vinculados a los accidentes como el de la construcción.

No hay comentarios