Con una deuda acumulada de 5.100 millones y un espediente de regulación de empleo (ERE) sobre más de 300 trabajadores es la única vía posible que le queda a la empresa tras cerrarle el gobierno cualquier otra formula de financiación.

El mayor crack de la historia empresarial española (y por extensión el primer concurso de acreedores de una inmobiliaria cotizada) era un secreto a voces. Se intuía desde hace tiempo, pero se confirmó el viernes, cuando la compañía  reconoció que no encontraba la financiación necesaria de 150 millones de euros. Ésa era una de las condiciones impuestas a la compañía cuando en mayo firmó con 45 entidades financieras la refinanciación de 4.000 de los 5.100 millones de deuda que arrastraba la compañía. La no obtención de esa vía financiera “podría ser causa del vencimiento anticipado”, como finalmente ha ocurrido.

El Consejo de Administración de Martinsa-Fadesa, reunido en Madrid, ha decidido instar un Concurso Voluntario de Acreedores por 6.000 millones de euros, una de las mayores cantidades de la historia, cuyo objetivo último es garantizar la continuidad de su proyecto empresarial, procediendo al saneamiento y reorganización de la compañía a través de los instrumentos de la Ley Concursal.

La empresa en quiebra es una de las principales compañías inmobiliarias de Europa, especializada en el desarrollo de proyectos inmobiliarios de primera y segunda residencia y con una actividad patrimonial centrada en proyectos hoteleros y centros comerciales, ligados a la actividad residencial y de alquiler.

El anuncio de la suspensión de pagos se registra además un día antes de que inmobiliaria cuantifique a los representantes de sus trabajadores el ajuste de plantilla que tiene previsto ejecutar para adaptarla a las nuevas condiciones del mercado. La reunión con los sindicatos se mantiene para las 11.00 horas de mañana martes, según indicaron a Europa Press en fuentes sindicales, según las cuales el eventual recorte podría afectar a unos 300 trabajadores.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.