>La buena noticia que supuso la conversión en best seller -y por ende, en carne de adaptación cinematográfica- de Los juegos del hambre, de Suzanne Collins (Molino, RBA, y Estrella Polar en catalán), estriba en que, a diferencia de fenómenos precedentes (los libros de magos de J.K. Rowling y los de vampiros enamorados de Stephenie Meyer) o consecuentes (el nuevo romanticismo erótico de E.L. …

No hay comentarios