Noticias y empresas.- El Consejo de Ministros del pasado 20 de diciembre trató sobre unas modificaciones que no habían hecho públicas hasta el momento, pero que podrían suponer un gasto de 900 millones de euros para las empresas españolas. Se trata de nuevos conceptos por los que tendrán que cotizar en la Seguridad Social y por los que hasta ahora estaban exentos.

Ante la sorpresa de empresarios y trabajadores, la Tesorería General anunciaba hace tan solo unos días los nuevos tipos que ahora cotizan en el régimen general como las ayudas por trasporte que tendrán que sumarse a la base de cotización, al igual que los planes de pensiones y otras mejoras de las prestaciones de la SS. Además, también han anunciado que quedan incluidas las ayudas de comida, seguros médicos y guarderías o ayudas para los hijos.

Desde el Ejecutivo han explicado que esta medida no solo tiene un fin recaudatorio sino que pretende acabar con el fraude que existe con este tipo de ayudas en algunos sectores como es el del transporte.

A pesar del impacto de la noticia, para los trabajadores se trata de una ‘buena nueva’ ya que el Ministerio de Empleo ha explicado a través de diversas fuentes que será la empresa la que cotiza en función de cada retribución y que el asalariado en nómina se beneficiará de esta medida ya que aumentará su base de cotización, hecho que se reflejarán posteriormente en el cobro de la pensión.

Además, desde el Gobierno Central han adelantado que esta decisión no afectará a los trabajadores cuya base de cotización supere los 43.000 euros al año.

No hay comentarios