El presidente de Unesa, la patronal de las eléctricas, Eduardo Montes, se ha referido al nuevo sistema de fijación de precios para los consumidores domésticos y a la supresión de las subastas CESUR. En este sentido, ha explicado que la participación de las empresas de UNESA en la subasta nunca ha sido superior al 10%. En dichas subastas, además, se negocia el 10% de la energía total del país. Por ello, indicó, no se puede decir que las compañías estén en contra de que se eliminen las subastas porque vayan a perder ingresos.

 

“Nos parece adecuado suprimir la subasta siempre que el sistema que se implante sea un sistema ligado al mercado”.  Su supresión, de hecho, “no representa un problema” para las empresas, añadió, porque no tendrá una repercusión significativa para ellas. El principal problema que entraña este nuevo sistema, continuó,  es la complejidad.  “No es imposible ponerlo en marcha, pero no es realista pensar que en un mes se pueda cambiar todo el sistema de tarificación”, dijo Eduardo Montes.

 

Según Montes, de todos los consumidores que podrían estar acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor ya el 35% ha escogido el mercado libre. Desde las compañías eléctricas “abogamos por una liberalización del mercado”.  “No sabemos hasta qué punto esta nueva forma de tarifa puede perjudicar a este mercado libre que está empezando a funcionar”, valoró.

 

Con respecto a los datos sobre la subida de la factura eléctrica, precisó que en los últimos quince años el precio de la energía no ha experimentado subidas relevantes, mientras que son los costes regulados los que se han incrementado fundamentalmente y han provocado el aumento del recibo eléctricoEl presidente de UNESA consideró, por otro lado, que el Gobierno está haciendo “un gran trabajo reformista”, si bien es cierto que “en el sector eléctrico tenemos una regulación diferente cada muy poco tiempo”. Esto provoca que las empresas del sector tengan “una gran incertidumbre sobre qué va a pasar”.

 

A este respecto puntualizó que, en generación, las empresas de UNESA tienen una inversión por encima de los 57.000 millones de euros y este año, por primera vez, esta actividad ha dado pérdidas. “Es una situación muy complicada para nosotros”, señaló.

 

El presidente de UNESA abogó, además, por “bajar la tensión” en un sector vital para la economía nacional. “Lo último que queremos es estar continuamente en los medios enfrentados al Gobierno. Espero sinceramente que seamos capaces de llegar a acuerdos y poner fin a este enfrentamiento, más mediático que real”, dijo.

No hay comentarios