Un total de 270 pacientes de Zamora y provincia han sido atendidos desde 2010 en la unidad de trasplante de corazón del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, centro de referencia en esta materia para toda la Comunidad y cuya continuidad ha sido objeto de debate esta semana. Según un informe de la Organización Naciona de Trasplante, es una de las unidades que realiza menos operaciones al cabo del año y plantea su supresión, y que unidades más dimensionadas asuman su actividad quirúrgica.

 

La ausencia de esta unidad en Valladolid, que atiende a pacientes de toda Castilla y León, podría tener consecuencias negativas para todos aquellos que reciben su atención en este centro. Según la consejería de Sanidad, son cerca de un millar al año, un buen número de ellos zamoranos, a los que se practican pruebas, seguimiento y, en última instancia, se les opera. Pero es que, según los expertos, esa es la última opción ante los avances actuales y no se puede medir la actividad de una unidad solo por los traplantes que hace.

 

La supresión de esta unidad obligaría a los pacientes zamoranos, y de toda la Comunidad, aquejados del corazón a referenciar su tratamiento a un centro de fuera de Castilla y León, lo que podría causar trastornos; ocurriría especialmente en el caso de los que tuvieran que ser operados, ya que inicialmente la unidad podría continuar su actividad. No obstante, dependería de si el traslado a unidades más grandes de otras ciudades se realizar solo con las intervenciones quirúrgicas o con toda la atención.

 

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha asegurado esta semana que ya está negociando con centros de Madrid o Asturias para compartir la unidad de trasplante coronario de Valladolid; uno de ellos es el Gregorio Marañón de Madrid. No obstante, la consejería ha asegurado que no piensa rebocar la autorización para operar del Clínico y que busca la solución de optimizar su uso para no perder la experiencia de sus 12 años de actividad.

No hay comentarios