La celeridad con que se suceden los acontecimientos en los últimos días, en que se han hecho públicas dos sentencias judiciales contrarias a los intereses de nuestro Ayuntamiento, a sumar a las que ya existían, y por consiguiente en perjuicio de todos los benaventanos, hacen que el Grupo Popular del Ayuntamiento de Benavente se vea en la obligación de añadir un nuevo punto en el orden del día del Pleno Extraordinario solicitado en el día de hoy en nuestro Ayuntamiento. En este sentido, mañana día 16 de febrero, registraremos en el Ayuntamiento un anexo a la solicitud de hoy que incluya un sexto punto a tratar en el Pleno Extraordinario: “Acuerdo del Pleno del Ayuntamiento para no recurrir la sentencia del Contencioso Administrativo en cuanto al Edificio del Hotel Mercantil”.

La obcecación del Alcalde, Manuel García Guerra, y su guerra particular contra ciudadanos de Benavente está llevando a nuestro Ayuntamiento a una situación de endeudamiento que en ningún caso estaría justificado. Las tres últimas sentencias conocidas, Núcleo Zoológico, Hotel Mercantil y Mancomunidad, pudieran suponer a las arcas municipales cantidades que se acerquen a los 200 millones de pesetas en concepto de indemnizaciones, pérdida de subvenciones, gastos jurídicos, etc.

Solo la sentencia del Hotel Mercantil superará los 110 millones de pesetas por indemnizaciones, intereses, reparación de deterioros en el inmueble, gastos jurídicos, perjuicios a los compradores, sustitución de la grúa inservible, etc. Si Manuel García Guerra y su Equipo de Gobierno deciden seguir adelante, recurriendo la sentencia, la situación se vería agravada con el transcurso del tiempo, pudiendo llegar al doble o triple la cantidad anteriormente citada. Es por todo esto por lo que el Grupo de Concejales del Partido Popular considera una temeridad la decisión del Alcalde y que no se debe recurrir la sentencia. Para evitarlo hemos optado por trasladar la decisión al Pleno Municipal y de esta manera se impidan mayores gastos que, en cualquier caso, siempre habrá de ser el pueblo el perjudicado, quien lo haya de pagar.

Caprichos de esta índole, fruto de la animadversión personal y no del buen hacer de un Alcalde, bien puede costearlos de su propio bolsillo el Sr. García Guerra, situación esta que el pueblo vería de buen agrado ya que no se estaría jugando con el dinero de todos los benaventanos.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.