En concreto, el litro de este combustible se sitúa en 1,383 euros, un 1,2% por debajo del nivel de enero y un 6,3% por debajo del máximo anual, marcdo a mediados de septiembre. Sin embargo, cuesta un 1,4% más que en la misma semana del año pasado.

Por su parte, el litro de gasóleo se situó en 1,338 euros, tras registrar un descenso del 0,6% en la última semana. Este combustible acumula también ocho semanas a la baja, salvo una excepción puntual, aunque aún no llega al mínimo del año, de 1,304 euros, marcado a finales de abril.

 

 

No hay comentarios