El vicepresidente de la Diputación, Aurelio Tomás, ha informado sobre la participación de la institución en el seguimiento y asesoramiento a los ayuntamientos de la provincia que lo han solicitado sobre el plan del Fondo Estatal de Inversión Local . Y al mismo tiempo ha criticado las contradicciones de este plan y sus criterios de reparto al no tener en cuenta la dispersión de la población.

El vicepresidente primero, que estuvo acompañado en su comparecencia ante los medios por el diputado responsable del área de Asistencia a Municipios, Jesús Villasante y por el de Obras, Manuel Vega,  explicó que durante este período se han recibido más de cien consultas  de los ayuntamientos sobre aspectos relacionados fundamentalmente con la firma electrónica, financiación y contratación de las obras.

Aurelio Tomás explicó que han estado cuatro técnicos dedicados a este cometido y que desde la Diputación se han remitido 39 peticiones de obras, lo que supone aproximadamente el 25 % de las que se han solicitado en la provincia. Además, teniendo en cuenta que todavía falta un 50 % de los ayuntamientos sin  enviar las solicitudes, la Diputación permanecerá abierta el viernes por la tarde y el sábado por la mañana para que los ayuntamientos que lo precisen puedan solicitar asesoramiento.

En el capítulo de críticas y contradicciones de este plan de inversiones, la Diputación ha denunciado que de las dieciséis preguntas remitidas a Madrid, no ha sido contestada ninguna. Pero sobre todo ha sido el diputado de Obras, Manuel Vega, el encargado de  poner en evidencia los criterios utilizados en este plan del Fondo Estatal de inversiones, al utilizarse solamente el de la población y no el de dispersión con lo que, según manifestó, el 50% de las inversiones se las llevará el 1,8% de los municipios en todo el país.

“Este criterio perjudica seriamente a Zamora y a sus municipios” manifestó el diputado Manuel Vega, quien volvió a denunciar  el que no se haya pensado en las Diputaciones, que en el caso de Zamora tiene 1.542 Km de carreteras, a las que se podía haber dado participación.

También comparó las inversiones que en algunos municipios supone este plan y las de los Planes Provinciales de la Diputación que son de mayor cuantía. Y criticó abiertamente los gastos que van a suponer a los ayuntamientos o empresas de la provincia la instalación de los carteles anunciadores de tales obras, de gran tamaño (cuatro metros de largo por tres de alto) y cuyo coste medio valoró en 3.000 euros, lo que en algunos casos supone más presupuesto que la propia obra a realizar.

En definitiva, explicó, los ayuntamientos van a tener que soportar cuantiosos gastos pues además del coste de los proyectos, la dirección de obra y  la publicidad  los ayuntamientos deberán adelantar el 30 % del dinero que el ministerio no le pagará hasta que finalice la obra. Todo ello en su opinión significa que el Gobierno superpone a los intereses de la creación de empleo, el de la propaganda , corresponsabilizando de los errores a los ayuntamientos.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.