La Comisión Europea ha hecho una valoración positiva del desarrollo de la alta velocidad ferroviaria Madrid-Galicia a su paso por Zamora, una línea de la que dice tiene un coste inferior a la media de la UE, que ha recibido un ajuste de costes por parte de Fomento y que tiene la cualidad de ser interoperable. Y ha desdeñado la posibilidad de criticar la construcción de dos estaciones de AVE en la provincia de Zamora, ya que la financiación europea es para la línea y no para las estaciones.

 

Así ha zanjado el comisario de transportes y vicepresidente de la Comisión, Siim Kallas, la pregunta lanzada por el eurodiputado catalán Ramón Tremosa. El parlamentario, adscrito a Convergencia Democrática de Cataluña, planteó el pasado día 26 de septiembre una pregunta en el Parlamento Europeo sobre la idoneidad de construir dos estaciones de AVE en Zamora, y planteaba dudas sobre si la Comisión Europea tenía conocimiento de este proyecto, si se habían estudiado la rentabilidad de la inversión y si se iban a hacer con fondos europeos.

 

Literalmente, Tremosa aseguraba en su consulta que "el Ministerio de Fomento planea dos estaciones de AVE en Zamora, una de ellas en un pueblo de 28 habitantes. El Ministerio de Ana Pastor estudia ahora la viabilidad de la terminal de alta velocidad diseñada para la minúscula pedanía de Otero de Sanabria, prevista desde 2009. En la zona de Sanabria se han suprimido líneas con trenes que circulaban sin viajeros". Y planteaba que "según la redacción del trazado del futuro AVE Madrid-Galicia, la provincia de Zamora (190.000 habitantes) contará con dos estaciones de alta velocidad. Una, prevista para 2012 y todavía sin abrir, estará en la capital zamorana (65.000 habitantes). La otra se pensó para 2014 en un lugar más furtivo aún, el municipio de 28 habitantes de Otero de Sanabria" (sic).

 

En su contestación, el comisario Kallas asegura estar al tanto de la construcción de la línea Madrid-Galicia a través de Zamora y asegura que, aunque el desarrollo de la alta velocidad en España la hace "muy amplia y ambiciosa", los costes de su ejecución están "bastante por debajo de la media de la UE". Kallas apunta también que "es preciso evaluar el valor que tienen los proyectos ferroviarios" por el hecho de que proporcionan interoperabilidad al construirse en ancho europeo y aplicarse los sistemas de control y señalización ERMTS; y que, además, buena parte de la línea servirá para pasajeros y mercancías.

 

De este modo, Kallas desmonta las críticas de Tremosa a la idoneidad de la línea, ya que en el desarrollo de la Red Transeuropea de Transportes la Comisión exige interoperabilidad, ancho de vía europeo, adopción de sistemas comunes de señalización y la posibilidad de doble uso, con lo que están totalmente justificados los fondos europeos que recibe y seguirá recibiendo a partir de 2014. Del mismo modo, Kallas asegura que no puede dictaminar sobre la idoneidad en términos económicos y de déficit público de las estaciones porque no van a recibir financiación europea.

No hay comentarios