Las crecidas provocaron desperfectos en los caminos y paseos que transcurren paralelos al río. También se vieron afectados los taludes que delimitan los caminos y las escolleras —los muros de piedra que actúan como defensa ante el paso del agua—. Algunas de las rocas se vinieron abajo y quedaron al aire algunos tramos, lo que suponía un riesgo para las personas y para las infraestructuras …

No hay comentarios