De esta manera, el organismo de la cuenca responde al comunicado difundido ayer por un grupo de catedráticos, doctores y consultores en biología, botánica, ciencias físicas, biodiversidad y geología que avalan un estudio del doctor Antonio Guillén, quien concluyó que "los vertidos fecales y residuales contaminan y ponen en serio peligro la conservación del ecosistema del Lago de Sanabria".

 

Sin embargo, la CHD ha recordado que, al tratarse de un espacio natural que además ha sido declarado ZEPA y LIC, se realiza anualmente cuatro muestreos que, actualmente, llevan al organismo a asegurar que el estado del agua es "bueno" y que cumple por el objetivo establecido por la Directiva Marco del Agua y su normativa de transposición para esta masa de agua.

 

No obstante, la CHD ha matizado que no se responsabiliza de "la interpretación que de estos datos se haga por parte de los particulares y asociaciones a los que se remiten dichos datos". En definitiva, de acuerdo con el seguimiento realizado por la CHD sobre el Lago de Sanabria, mediante empresas especializadas en el campo de la limnología, y con el apoyo del Centro de Estudios Hidrográficos del Cedex –organismo estatal–, se puede afirmar que esta masa de agua "no ha sufrido cambios apreciables en los últimos 20 años" y en el periodo entre 2006 y 2012 ha sido calificada en "buen estado" ecológico y químico.

 

Este análisis concuerda, en opinión de la CHD, con la información obtenida del parque natural del Lago de Sanabria, gestionado por la Junta de Castilla y León, organismo que también realiza seguimientos limnológicos sistemáticos de esta masa de agua.

 

Además, la CHD ha añadido que las depuradoras del entorno del lago "se encuentran debidamente mantenidas y los vertidos cumplen con los límites de emisión autorizados", y ha matizado que "sólo" se han registrado incidencias "muy puntuales" con vertidos "accidentales de escasa entidad que en ningún caso han supuesto un riesgo de contaminación de las aguas del Lago de Sanabria".

 

Han señalado también que el Lago de Sanabria, "como la práctica totalidad de las masas de agua europeas", presenta cierto grado de "presión" relacionado con la presencia del hombre y las actividades que desarrolla sobre el territorio.

 

Por ello, la CHD reflexiona que "si el objetivo perseguido fuera que las aguas estén en un estado originario, sería necesario eliminar por completo cualquier interacción del hombre sobre la masa de agua y su subcuenca vertiente, incluido el turismo, la navegación y la presencia de poblaciones".

 

Como ese término no es posible, han recordado que la Directiva Marco del Agua "fija como objetivo el buen estado" de las masas de agua, concepto que admite cierta desviación en relación con las condiciones de situación inalterada, haciendo compatible la conservación del medio ambiente con la presencia del hombre".

 

En cuanto a la especie de alga a la que alude, según la CHD, el comunicado de los especialistas científicos, la 'tabellaria fenestrata', han explicado que se trata de una especia "muy ubicua", que aparece en "multitud de ambientes y suele estar asociada a medios óligo-mesotróficos como corresponde al Lago de Sanabria, y no necesariamente a ambientes eutróficos, como se cita en las informaciones".

 

En todo caso, la abundancia de ese alga "puede considerarse baja", puesto que los valores de biovolumen de fitoplancton disponibles son bajos y compatibles con el buen estado ecológico en todos los muestreos realizados, lo que implica que no puede haber "presencia masiva" de ningún alga.

No hay comentarios