“Rasgar fronteiras. Unir os povos”, esta frase inscrita en la una placa ubicada en la línea de la frontera de la carretera de Hermisende a Fontes Transbaceiro, pueblo de la freguesía de Paramio resumía el significado de la inauguración del tramo portugués que permitirá la unión de dos de las zonas más aisladas de ambos países por su orografía.

En un acto organizado por la Cámara Municipal de  Bragança y en el que participó el presidente de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez Maillo, además de otros alcaldes de pueblos fronterizos como los de Alcañices y Hermisende, se procedió al descubrimiento de una placa ubicada en la misma línea fronteriza que tal y como recoge en su inscripción y recordaba el propio presidente de la Cámara Municipal de Bragança, Antonio Jorge Nunes, supone el refrendo de una serie de inauguraciones de vías de comunicación que se han abierto en los últimos años y que han permitido “romper las fronteras y unir a los pueblos”.

Antonio Jorge Nunes destacó en sus palabras el hecho de que desde Bragança por esta nueva vía de comunicación se acorta el acceso a Galicia en unos 33 kilómetros, al tiempo que señalaba que a los pueblos de la Alta Sanabria, “alejados desde el punto de vista del territorio, que no desde el punto de vista político y administrativo” de Zamora capital, la mejora de esta carretera les va a permitir tener más cerca y disfrutar de las actividades culturales, sociales y comerciales de la otra gran ciudad del territorio como es Bragança.

Por su parte, el presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maillo, recordó el hecho de que en este mismo mes se había inaugurado una nueva carretera entre Figueruela (por Riomanzanas) y Portugal a la que se sumaba esta otra de Fontes Transbaceiro a la frontera española. Según Fernández Maillo, estas vías de comunicación van a servir para unir a los ciudadanos de ambos lados, en zonas especialmente aisladas a lo largo del tiempo, que han vivido separadas desde el punto de vista de las infraestructuras, pero muy unidas en lo que eran sus vidas cotidianas.

La carretera inaugurada esta mañana ha tenido un coste de 1 millón de € financiados a través del programa INTERREG y ha supuesto el arreglo de un tramo de 6,3 kilómetros, desde Fontes Transbaceiro a la frontera con Hermisende.

Por su parte, la continuación desde la frontera portuguesa hasta la localidad de Hermisende ya  había sido finalizada y puesta en servicio por la Diputación de Zamora hace unos años a través del programa INTERREG con un coste de 2,3 millones de €.

Como se recordará, el pasado 10 de abril, el presidente de la Diputación ya inauguró, en compañía del presidente de la Cámara Municipal de Bragança, la carretera Figueruela- Villarino Manzanas que a lo largo de los 13 kilómetros de trazado ha supuesto una inversión global de 2,6 millones de €. Estas obras, también fueron financiadas a través del programa europeo INTERREG para mejorar la comunicación fronteriza.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.