Una actuación épica de España le hace conseguir su tercera Ensaladera de Plata

Fernando Verdasco le dió a España un triunfo histórico en la Copa Davis, al derrotar a José Acasuso por 63 67(3) 46 63 61 en la superficie sintética del Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata. El conjunto ibérico aseguró la victoria en la serie por 3-1 y logró su tercera Ensaladera de Plata, la primera en una final como visitante.

El madrileño, de excelente rendimiento a partir del segundo set del punto del dobles, dió el golpe inicial al capturar el servicio de su rival en el sexto juego del primer set, gracias al cual se llevó el parcial en 35 minutos.

De todas formas, el comienzo del segundo capítulo ofreció un panorama diferente: una doble falta de Verdasco le otorgó a Acasuso el anhelado primer quiebre, para liderar 2-0. Cuando parecía que el partido podía igualarse, el español devolvió el rompimiento, y a partir de allí se inició una batalla de nervios y quiebres de servicio: Acasuso volvió a romper para sacar 5-3, pero lo perdió nuevamente.

El tie-break era el destino obligado para un desarrollo tan parejo. Acasuso sacó la primera luz de ventaja, cuando la volea de Verdasco salió ancha. El argentino lideró 3-1, Verdasco igualó en tres puntos y nuevamente el jugador local sacó diferencias con una derecha en el vértice de la pista, que le dio la ventaja de 6-3. Verdasco dejó su revés en la red para el delirio del público local.

La situación anímica había cambiado por completo. Acasuso quebró el servicio en el primer game del tercer set gracias a la séptima doble falta de Verdasco. El argentino llegó a tener una ventaja de 3-1 y dos puntos de quiebre, pero dejó pasar su oportunidad y perdió el servicio para un eventual empate en cuatro games.

Los vaivenes del encuentro no se detendrían allí, ya que Acasuso volvió a quebrar con una devolución limpia de derecha y, esta vez sí, se llevó el set con un ace en el tercer punto para ganarlo.

En el cuarto, fue Verdasco quien golpeó primero, con un quiebre para colocarse 4-2. La diferencia de este capítulo es que el español no tendría problemas para cerrar con su servicio, al ganar el último juego en cero.

Llegaría entonces el quinto y decisivo. Verdasco, más fresco y animado por 500 compatriotas en las gradas, logró un doble quiebre que terminó de hundir las esperanzas del público local. Con la última derecha ganadora, se zambulló al suelo y fue inmediatamente rodeado por el resto del equipo español que capitanea Emilio Sánchez Vicario.

España agregó el título a los que obtuvo en 2000, en la final sobre Australia, y 2004, cuando derrotó a Estados Unidos. Argentina buscaba su primera victoria tras perder las finales de 1981 en Estados Unidos y 2006 en Rusia.

No hay comentarios