El tunecino Abdellatif Kechiche conquistó la Palma de Oro en Cannes, uno de los premios más preciados del cine, con La vida de Adèle, una hermosa historia de amor entre dos mujeres. Lejos de la militancia, la belleza y naturalidad de la película son sus mejores bazas reivindicativas y de compromiso con los derechos de los homosexuales. Sin embargo, esas virtudes comenzaron a mancharse con los …

No hay comentarios