La Junta de Castilla y León declaró mediante Orden de 19 de febrero la existencia de plaga de topillo campesino en el territorio de la Comunidad de Castilla y León. A partir de esta declaración se puso en marcha un Plan de Actuaciones que ha permitido erradicar la plaga garantizando las prácticas agrícolas y el respeto al medio ambiente, así como minimizando los daños en los cultivos. Actualmente continúan las tareas de vigilancia y control.

La actuación de la Junta ha logrado reducir la cifra de topillos, de 1000 por hectárea en el mes de agosto de 2007, a una densidad media de 25 topillos por hectárea, en 1570 municipios de la Comunidad. Esta cifra supone una reducción del 97% de la plaga, y unos niveles que nos permiten considerarla erradicada, ya que la consideración de plaga se basa en la existencia de más de 400 topillos por hectárea (según el método INRA, de procedencia francesa, que fija este parámetro).

En el mes de Julio de 2007 la Comisión Delegada de Política Territorial y Desarrollo Rural aprobó un Plan de Actuación para luchar contra la plaga, con el objetivo prioritario de controlar la misma y proteger los cultivos de regadío y viñedo que estaban aún sin recolectarse. Durante los meses de julio y agosto de 2007 se actuó en 621 municipios mediante acciones destinadas a la limpieza de cunetas; la quema controlada y selectiva de parcelas de rastrojos y cunetas; y a la aplicación de producto fitosanitario autorizado (clorofacinona) en tubos para evitar la afección a otras especies. Durante esta primera fase del Plan la presencia de topillo se redujo en un 95% en el viñedo y un 73% en regadío.

En noviembre de 2007, y una vez realizado el arado en profundidad del campo por parte de los agricultores, la Comisión Delegada de Política Territorial y Desarrollo Rural validó una segunda fase de medidas, dentro del Plan, con el objetivo prioritario de reducir la población de topillos y evitar daños en los cultivos de invierno. Esta segunda fase fue desarrollada por un operativo extraordinario compuesto por 125 personas, contando con la participación de 38.000 agricultores, y con un plan de información y comunicación específico explicando las medidas a adoptar. Esta nueva fase incluía tratamiento químico autorizado (clorofacinona) en zonas consideradas como reservorios de topillos.

En el mes de febrero de 2008, la Comisión Delegada de Política Territorial y Desarrollo Rural autorizó la intensificación de las medidas a través de un operativo extraordinario contratado por la Consejería de Agricultura y Ganadería y compuesto por 710 personas que conformaron 169 equipos que colocaron el nuevo producto químico autorizado (bromadiolona), decidido por el Comité Científico y cuya eficacia era 18 veces superior al utilizado anteriormente. El producto fue facilitado a los agricultores y se desarrolló un método de aplicación muy pormenorizado mediante la colocación del producto directamente en la hura, lo que garantizaba su efectividad.

LA VIGILANCIA CONTINÚA

Durante todo el proceso se ha mantenido la vigilancia sobre la evolución de la presencia de topillos en el campo y actualmente contamos con 20 técnicos dedicados fundamentalmente a tareas de vigilancia y control, con el objetivo de garantizar una información ágil que nos permita una respuesta rápida ante una situación que requiera una actuación concreta. Asimismo, este operativo nos permite realizar labores de recogida de remanente de producto no utilizado y los residuos que se han generado en las distintas fases del Plan de Actuación.

COMITÉ CIENTÍFICO

La Junta decidió crear un Comité Científico para desarrollar las labores de análisis y estudio de las medidas a desarrollar, y en el mes de agosto de 2007 convocó las Universidades Públicas de la región y a expertos internacionales en plagas de roedores procedentes de Inglaterra, Alemania y Francia.

Este Comité científico ha prescrito las medidas a adoptar para combatir la plaga de topillos en Castilla y León y ha elaborado un Plan Director de Lucha contra las plagas y enfermedades de Castilla y León, que en estos momentos está tramitándose administrativamente para su aprobación inmediata.

Este Plan director y el Comité Científico serán los instrumentos básicos y fundamentales para PREVENIR y EVITAR que en el futuro se repita una plaga de topillos como la acaecida, y que otras sean detectadas también de forma precoz y se puedan evitar los daños en cultivos en la Comunidad.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.