>Ancelotti celebraba con efusividad el gol de Jesé desde la banda. Con los brazos levantados liberó la tensión, con una gran sonrisa mostró su felicidad mientras sus futbolistas corrían a buscar el balón para volver a ponerlo en el centro del campo. El 2-0 no era suficiente para dejar sentenciada la eliminatoria ante un competitivo Osasuna. El marcador no se movió. Porque Cristiano Ronaldo …

No hay comentarios