El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado su plena confianza en que Europa sabrá salvar el escollo que representa el rechazo de Irlanda al Tratado de Lisboa, y espera que esta situación pueda resolverse de manera adecuada y en un plazo razonable. Durante su comparecencia ante el Pleno del Congreso de los Diputados para informar sobre los resultados del Consejo Europeo celebrado la semana pasada en Bruselas, también ha destacado que Europa está actuando con medidas concretas para paliar el impacto del precio de los alimentos y del petróleo en las economías domésticas y en los sectores productivos más afectados. 

El jefe del Ejecutivo ha recordado que el Tratado de Lisboa ya ha sido ratificado por diecinueve Estados miembros, lo que confirma la fuerza del texto y su proyección de futuro.

Considera que el voto negativo en Irlanda supone un revés para el proyecto de integración europea, pero refleja una situación particular en un Estado miembro que no debería ensombrecer “la firme voluntad de encontrar una solución positiva para Europa y para la propia Irlanda”.

A juicio del Presidente, Europa no puede “renunciar al equilibrio y a los avances que el Tratado de Lisboa representa”. “Vamos a actuar con prudencia, sin imposiciones, desde el diálogo y con la mejor disposición para facilitar un acuerdo”, ha dicho.

“No se trata de colocar a Irlanda en una posición difícil, nada ganaríamos con ello. Tampoco queremos avanzar sin Irlanda”, ha añadido.

Rodríguez Zapatero ha afirmado que es un momento para ganar tiempo y favorecer el diálogo, y ha expresado su confianza plena en que “Europa sabrá, una vez más, salvar este escollo”.

Además, ha asegurado que es comprensible que pueda haber vacilaciones o frenazos transitorios, como ocurre ahora en Irlanda, y antes en Francia o en Holanda, pero “Europa no puede detenerse y España seguirá asumiendo sus responsabilidades”.

El Presidente confía en que esta situación pueda resolverse “de forma adecuada y en un plazo razonable, que no altere los objetivos y el calendario más positivo para la Unión Europea”.

Precios de los alimentos

El Consejo Europeo ha concedido una importancia central al análisis del rápido incremento de los precios de los alimentos, poniendo el acento en el impacto de este fenómeno en las economías familiares y en los países en desarrollo importadores de productos alimentarios, según el Presidente.

En relación con los precios de los alimentos, la Unión Europea está actuando con medidas concretas como la venta de reservas de intervención, la reducción de restituciones a la exportación, el aumento de las cuotas lecheras o la suspensión de aranceles para los cereales.

Asimismo, el Consejo ha subrayado la importancia de continuar mejorando la orientación de mercado de la agricultura, y ha apoyado iniciativas dirigidas a vigilar de cerca las actividades de los mercados financieros relacionados con los productos básicos.

El Presidente ha señalado que se ha considerado prioritario garantizar la sostenibilidad de las políticas de biocarburantes, y ha avanzado que la Comisión ha presentado ya una propuesta para la creación de un nuevo fondo de apoyo a la agricultura en los países en desarrollo.

“El control del precio de los alimentos constituye hoy una prioridad para la política europea”, ha asegurado.

Petróleo y gas

El Consejo Europeo también ha puesto énfasis en paliar los efectos de la escalada de precios del petróleo y del gas en las economías domésticas y en los sectores que se están viendo más afectados. En este sentido, ha puesto en marcha una serie de medidas concretas a corto plazo.

Rodríguez Zapatero ha destacado que “resultan positivas para España las propuestas de la Comisión de establecer nuevas ayudas y mayores márgenes de flexibilidad en apoyo del sector pesquero” en el contexto comunitario.

En principio, la Comisión presentará medidas concretas en la reunión del Consejo del próximo 15 de julio para este sector.

España ha propiciado una iniciativa conjunta con los países mediterráneos de la Unión Europea, que propone la utilización de fondos comunitarios para abordar medidas de urgencia y de carácter estructural, con el objetivo de poder mantener la actividad de la flota, garantizar la estabilidad en el empleo y mantener el nivel de suministro al mercado, según ha explicado el Presidente.

Además, Europa potenciará el diálogo con todos los actores del mercado del petróleo para buscar soluciones conjuntas y urgentes. A propuesta de España, el Presidente de la Comisión se reunirá con los representantes de todas las grandes compañías petroleras del mundo.

Junto a estas medidas de carácter inmediato, el Consejo ha subrayado la voluntad de aumentar la eficacia energética, el ahorro de la energía y la diversificación de las fuentes de suministro.

Al respecto, el Presidente ha anunciado que “España presentará antes de que acabe el año su nuevo Plan de Eficiencia y Ahorro Energético”.

Inmigración

El Consejo Europeo ha seguido impulsando, de acuerdo con las propuestas españolas, la política europea de inmigración. La inmigración, según Rodríguez Zapatero, “está ya en el centro de las prioridades de la nueva Europa”.

El Consejo ha subrayado la conexión entre inmigración, empleo y desarrollo, y ha asumido el compromiso de trabajar para la adopción de una normativa europea sobre la contratación de empleo altamente cualificado, las sanciones a los empleadores de inmigrantes ilegales y los derechos para los trabajadores de terceros países.

De acuerdo con la posición de España, el Consejo ha vuelto a insistir en la necesidad de dotar de mayores competencias y medios a la Agencia Europea de Fronteras.

Asimismo, el Consejo Europeo ha hecho un nuevo llamamiento para intensificar el diálogo y la cooperación con los países terceros.

Cooperación internacional

En el ámbito de las relaciones del diálogo y cooperación, la Unión Europea ha confirmado el apoyo a los Balcanes Occidentales, que podrán alcanzar la condición de candidatos si cumplen las condiciones requeridas.

El Consejo también ha reiterado el compromiso de Europa con la estabilidad en Kosovo y ha expresado su apoyo a la próxima Conferencia Internacional de Donantes.

Además, ha reconocido la importancia del Proceso de Barcelona en la promoción de la cooperación multilateral y bilateral en la región desde 1995.

España, que ha impulsado desde el principio este modelo de cooperación preferente en la región mediterránea, “seguirá asumiendo un papel de liderazgo en todas estas iniciativas”, ha asegurado Rodríguez Zapatero.

El Consejo ha reiterado también su compromiso con los objetivos de Desarrollo del Milenio. Además, valoró los progresos realizados en la estrategia de la Unión Europea para la nueva asociación con Asia Central.

El Presidente ha resaltado que para España ha resultado especialmente positiva la referencia del Consejo Europeo a la Declaración de Lima.

Por último, el jefe del Ejecutivo ha calificado de positivo para nuestro país que, en relación con el Año Europeo del Diálogo Intercultural, el Consejo haya puesto como ejemplo los trabajos que se están realizando en el marco de la Alianza de Civilizaciones.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.