El Grupo de Concejales del Partido Popular denuncia nuevamente el trato de favor del Alcalde de Benavente y su Grupo de Concejales socialistas hacia algunos de los trabajadores del Ayuntamiento. El mes de abril denunciábamos y reprobábamos el privilegio que gozaba el Arquitecto Municipal por el que se le permitía aparcar allí donde le pareciera, con el consentimiento y beneplácito de Manuel García Guerra.A pesar de aquella queja, la situación sigue siendo idéntica, es este y en otros muchos aspectos, ya que este trabajador aparca habitualmente en la zona reservada para la Corporación Municipal, creando un agravio comparativo con el resto de trabajadores del Ayuntamiento y los ciudadanos que han de buscar plaza de aparcamiento y pagar por ello.Este Grupo de Concejales no recuerda que se haya aprobado en Pleno privilegios de este tipo para determinados trabajadores del Ayuntamiento. Es por ello que el Alcalde habrá de explicar a los ciudadanos y al resto de trabajadores municipales cual es la razón por la que algunos gozan del privilegio de una plaza de aparcamiento gratuita en el centro de la ciudad, mientras el Equipo de Gobierno socialista aumenta las zonas azules de aparcamiento.Este, del aparcamiento gratuito, no parece ser el único privilegio. El Equipo de Gobierno socialista sigue sin explicar a la ciudadanía algunos aspectos que todos los benaventanos se preguntan a diario y que, por su importancia, urge informar al pueblo:· Horario de trabajo y horario de atención al ciudadano del trabajador.· Cuando recupera esa parte de jornada que no trabaja para el Ayuntamiento por dar clases en la universidad y que tal y como se nos aseguró, en el Pleno de febrero de 2004 en que el Grupo Socialista aprobaba la compatibilidad para la función docente, se recuperarían.· Horas extras que trabaja, a mayores de las que utiliza para recuperar el tiempo que se ausenta del Ayuntamiento, y que le permiten cobrar una media de 700 € al mes en concepto de productividad, cantidad esta que sin lugar a dudas viene a suplir aquellos 12.000 € que la Concejala de personal, Purificación Fraile, quiso colar de rondón en unos presupuestos municipales.· Algunos silencios institucionales con ausencia de informe técnico favorable o desfavorable a la hora de aprobar o denegar licencias, como ha ocurrido en el Edificio Torío.· Prescripción del expediente abierto a este técnico por insultos a otros trabajadores del Ayuntamiento y miembros del Comité de Empresa.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.