El cuervo (1994), de Alex Proyas, se convirtió en un filme de culto por su estética gótica, su recordada banda sonora y, principalmente, por la muerte en pleno rodaje de Brandon Lee, hijo del mítico Bruce Lee, al dispararse un arma que llevaba munición real en lugar de balas de fogueo.

En aquella película, Eric Draven y Shelly Webster eran brutalmente asesinados antes de contraer …

No hay comentarios