Los líderes de las grandes potencias económicas y de los países emergentes han acordado en Londres ampliar los recursos del Fondo Monetario Internacional, apoyar el comercio mundial y crear un nuevo Consejo de Estabilidad Financiera. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que España aportará unos 4.000 millones de euros para ayudar a los países en desarrollo que necesiten financiación.

En la rueda de prensa que cerró su participación en la cumbre del G-20, el presidente del Gobierno ha expresado su satisfacción por el acuerdo alcanzado para fijar las bases de un nuevo orden financiero internacional y considera que la cumbre generará la confianza necesaria para que la recesión toque fondo en el segundo semestre del año.

Las medidas aprobadas, ha dicho, ponen de manifiesto que hay una voluntad de acuerdo por parte de las grandes economías del mundo que representan a más del 80% del Producto Interior Bruto mundial para “impulsar planes poderosos de inversión pública, para fomentar la demanda y para luchar contra el desempleo”.

El Presidente ha destacado que el G-20 ha decidido establecer un nuevo Consejo de Estabidad Financiera que tendrá más poderes que el actual y establecerá una nueva regulación del Sistema Financiero Internacional que, a su juicio, debe ser “más estricta, más rigurosa y ha de extenderse a todos los productos financieros”.

Además, ha celebrado el hecho de que el G-20 haya acordado asumir la lista de paraísos fiscales con el objetivo de poner fin a “toda una etapa de transparencia e impunidad que era indamisible”.

España aportará 4.000 millones al FMI

El presidente del Gobierno también ha explicado que se van a ampliar los recursos puestos a disposición de las entidades financieras internacionales y, en particular, del Fondo Monetario Internacional, para ayudar a los países con menos recursos a superar la crisis.

Al respecto, ha anunciado que España aportará unos 4.000 millones de euros a ese fondo para ayudar a los países en desarrollo que necesiten financiación.

José Luis Rodríguez Zapatero considera que España, tras las cumbres de Washinton y Londres, ha consolidado su posición en el G-20 como “una potencia de ámbito internacional” y está convencido de que nuestro país volverá a ser invitado en la próxima reunión, prevista para el otoño en Nueva York.

El jefe del Ejecutivo también ha destacado la cercanía del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, así como “su capacidad de diálogo, su voluntad de entendimiento y su visión de las cosas”, que va ser muy positiva para España.

Mediación de España

El Primer Ministro británico, Gordon Brown, solicitó al Presidente español que mediara para tratar de buscar un consenso entre las posiciones que mantuvieron en la cumbre Alemania y Francia por un lado -dar prioridad a la regulación del sistema financiero internacional-, y Estados Unidos y Gran Bretaña, por otro,-dar estímulos fiscales para impulsar la economía-.

En el Palacio de Buckingham, en la cena que la Reina Isabel II ofreció a los mandatarios asistentes a la Cumbre del G-20, José Luis Rodríguez Zapatero conversó, de manera informal, con el Presidente de Estados Unidos Barak Obama. El próximo domingo, en Praga, mantendrán una reunión oficial.

Esta mañana, antes del inicio de las sesiones, el Presidente español se ha reunido con el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, quien ha elogiado el papel de España en la ayuda al desarrollo

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.