Esta circunstancia se debe al acuerdo alcanzado en la asamblea vecinal de ayer para modificar el calendario de las movilizaciones vecinales y así prolongar las protestas en el tiempo. Dicho acuerdo pasa por la creación de grupos de trabajo y la paralización de las concentraciones a primera hora de la mañana para impedir la entrada de maquinaria y personal a las obras, tal y como ha sucedido a lo largo de los últimos días.

Desde el colectivo vecinal, no se confía en el compromiso en relación a las intervenciones del bulevar adquirido por el alcalde burgalés, Javier Lacalle, por lo que parte de las reivindicaciones se centrarán en pedir la dimisión del primer edil.

Junto a las obras del bulevar permanecen las carpas improvisadas por los vecinos para cobijarse del frío y la lluvia, en las que se han instalado varias pancartas contra la corrupción y con lemas como 'Lacalle dimisión' y 'Gamonal no quiere bulevar'.

La última manifestación convocada por el movimiento asambleario este miércoles congregó a más de 5.000 personas para pedir la liberación de los detenidos en los disturbios que se registraron en el populoso barrio el pasado lunes y la paralización total de las obras del bulevar.

No hay comentarios