El Ayuntamiento espera tener listo en quince días todo lo necesario para adjudicar el nuevo contrato de gestión de la oficina de turismo, que incluye por primera vez labores de difusión, guías y gestión de tres de los grandes monumentos de la ciudad, Castillo, Aceñas y Centro de Interpretación de las Ciudades Medievales. El contrato podría ir a mesa de contratación en el plazo de quince días o menos y acabaría con la situación de interinidad de una licitación que estaba prevista para mediados de diciembre y que se ha retrasado por las reticencias de la oposición.

 

El concejal del área, Francisco Javier González, ha confirmado a este medio que el proceso para licitar y contratar los servicios de la oficina de turismo sigue su curso y que en dos semanas podría tener adjudicatario. El motivo es que el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento no presentó finalmente el recurso que tenía previsto llevar al Consultivo. Realmente, lo iba a entregar ante el tribunal de recursos contractuales, que se gestiona en el Consejo Consultivo; el motivo es que no estaba conforme con el pliego de condiciones del contrato por considerar que no permitía la igualdad de condiciones en la competencia entre empresas.

 

Sin embargo, finalmente no lo hizo llegar al citado tribunal, sino que entregó un escrito ante la Subdelegación del Gobierno. Ante esta tesitura, el Ayuntamiento ha decidido seguir adelante con el proceso porque considera que la fórmula escogida es la más adecuada y que, una vez que no se va a producir su paso por el tribunal de recursos contractuales, no hay ningún impedimento presente ni futuro para seguir con el proceso. Lamentablemente, se ha perdido un tiempo importante que ha demorado el contrato.

 

El nuevo contrato de gestión de la oficina de turismo, por un importe de unos 180.000 euros, tendría que haberse resuelto a mediados de diciembre para empezar el año con el contrato renovado y evitar la situación de interinidad que se mantiene en el servicio; el anterior contrato ya caducó y esto ha podido afectar al servicio, y además habrá que abonar sus honorarios a la empresa que ha hecho las funciones.

 

Parte de las reticencias mostradas por todos los grupos de la oposición estriban en la inclusión de tareas de gestión para el Castillo, las Aceñas y el Centro de Interpretación de las Ciudades Medievales. PSOE, IU y Adeiza lo han interpretado como una privatización, pero el equipo de Gobierno, con su alcaldesa Rosa Valdeón a la cabeza, considera que no. El contrato incluye que la empresa concesionaria haga labores de guía, gestión, control de entrada y difusión de los tres enclaves, pero la explotación, responsabilidad o futuros ingresos por la hipotética puesta en marcha de un pago por entrada serían titularidad del Ayuntamiento. Además, este se asegura que la empresa concesionaria es flexible a las demandas puntuales de turismo y que, entre otras cosas, se mejora el régimen de apertura de los tres monumentos.

No hay comentarios