El grupo municipal Adeiza ha denunciado la supresión de una línea, la 7, correspondiente al servicio que une San Frontis y el Clínico, y que daba servicio a los vecinos que querían acudir al centro hospitalario. El grupo municipal considera que este es un nuevo incumplimiento de la empresa que recientemente ha asumido el contrato del bus urbano, y pide un control sobre el cumplimiento de la concesión. 

 

Sin embargo, el Ayuntamiento ha negado que esto sea así, en primer lugar, porque no se trata de una línea y porque, además, es un trayecto que no estaba contemplado en el contrato de la concesión. Según fuentes municipales, era un servicio reforzado a petición de los vecinos del barrio de Pinilla que consiste en que el bus continuaba hasta el Clínico cuatro veces al día. Después de un mes de funcionamiento, se ha observado la escasez de usuarios y se está estudiando un reajuste en los horarios escogidos para la prolongación del trayecto. Además, las mismas fuentes recuerdan que el trayecto hasta el Clínico se puede hacer con trasbordo.

 

Adeiza, no obstante, recuerda que la empresa se resistió a asumir este servicio cuando firmó el contrato y coincide en que, gracias a la presión de los vecinos, se retomó el trayecto. El grupo municipal ha solicitado que se constituya una comisión de técnicos que supervise el cumplimiento de los contratos mayores, y que se encargue de dar el visto bueno o de rechazara las modificaciones que las empresas planteen con posterioridad a la firma de los mismos.

No hay comentarios