La Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Zamora gestiona más de un millón de euros al año en ayudas económicas a personas en situación de necesidad, carentes de ingresos mínimos de subsistencia o en precariedad laboral prolongada, según los datos facilitados por la concejala María José Martínez Velarte. De esa cantidad, alrededor de 265.000 euros son aportaciones del propio Ayuntamiento, fundamentalmente como ayudas a situaciones de emergencia social y becas de guardería y comedor escolar; y el resto corresponde a las ayudas percibidas en concepto de ingreso mínimo de inserción (IMI) que financia la Junta de Castilla y León pero que es tramitado a través de los centros municipales de acción social (CEAS).
Estas ayudas tienen dos características específicas, señaló la concejala, ya que son de carácter personal, y todas ellas se enmarcan en un programa de inserción que incluye el llamado “proyecto individualizado de inserción”, para dar respuesta a las necesidades individuales y sociales que presentan las personas en situación de necesidad. “El objetivo de todas estas ayudas –dijo Martínez Velarte- es apoyar a estas personas en un momento difícil y, por otro lado, evitar que esa situación se prolongue en un marco de exclusión social”.
La concesión del ingreso mínimo de inserción es de carácter anual y puede renovarse hasta tres años, siempre que la situación de precariedad económica se mantenga; y en el caso de empleos temporales la prestación se suspenderá durante el periodo laboral, pudiendo reanudarse con posterioridad. Durante el pasado año se tramitaron 211 solicitudes –seis más que en 2007-, y entre los solicitantes predominan las mujeres en hogares monoparentales y con cargas familiares.
En cuanto a las ayudas de emergencia social, en 2008 se concedieron un total de 109 ayudas -lo que supone un incremento importante respecto a las 79 concedidas el año anterior-, por un importe global de 87.994 euros, de los que alrededor de 15.000 euros fueron gestionados a través de Caritas Diocesana. La concejala de Bienestar Social consideró que esta variación respecto al año anterior es consecuencia de la situación actual de crisis económica y destacó, en ese sentido, el incremento de las ayudas para hacer frente al alquiler de vivienda, que alcanzaron casi la mitad de las ayudas percibidas; y también las destinadas al pago de hipotecas, que se duplicaron respecto al año anterior, pasando del 12% en 2007, al 25% en 2008. Con el fin de afrontar esta tendencia de incremento en las solicitudes de ayudas de emergencia social, en el proyecto de presupuestos municipales para el presente ejercicio se ha incrementado la partida económica hasta los cien mil euros.
Finalmente Martínez Velarte hizo referencia a las becas de comedor escolar y guardería, para las que se han destinado otros cien mil euros en el curso 2008-2009, en cuyos perceptores se mantiene el perfil de mujeres en hogares monoparentales y destacó un incremento del porcentaje de población inmigrante entre los perceptores de becas de comedor escolar.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.