La mezcla explosiva de un desconocimiento absoluto de los asuntos que trata, una irresponsabilidad política sin precedentes en este Ayuntamiento, un afán de protagonismo que antepone sus intereses a los del pueblo y una temeridad sin freno, hacen de Manolo Burón un “kamikaze” político al servicio de lo público, según indicó el grupo popular en el Ayuntamiento de Benavente.

En esta ocasión el objetivo de los desatinos de Manolo Burón es el nuevo Parque de Bomberos. El B.O.P., de día 12 de noviembre, publica el expediente número 3322. Esto es lo único veraz de las declaraciones de Manolo Burón.

El mencionado boletín somete a exposición pública la Licencia Ambiental previa al inicio de la actividad del Parque de Bomberos. Todos los procesos anteriores a la fase en que nos encontramos están cumplidos, como son: la aprobación del proyecto, el periodo de exposición pública del mismo, la licitación y adjudicación de las obras queas ya están en avanzado estado de ejecución. Ahora, lo que toca es solicitar Licencia Ambiental para poder poner en marcha el Parque cuando las obras estén concluidas. En esas estamos. No hay nada más que cumplimiento de la legalidad, lo que el señor Burón dice son suposiciones más o menos maliciosas y fruto del desconocimiento.

Con declaraciones irresponsables de este tipo, lo que persigue Manolo Burón es buscar protagonismo a cualquier precio, sembrar dudas donde no las hay y poner en peligro las subvenciones que llegan a nuestra ciudad desde otras instituciones; y, no es la primera vez que lo hace. Parece mentira que un concejal del Ayuntamiento de Benavente, en la situación de crisis en que estamos sumidos, quiera cargarse, de un plumazo, los casi 300.000 € que han llegado a nuestra ciudad, vía subvención, desde la Junta de Castilla y León (143.000 €) y la Diputación.

No hay comentarios