El aumento del paro en el pasado mes de octubre no deja lugar a dudas sobre la evolución de la provincia, todavía aquejada de niveles récord de desempleo y capaz de marcar aumentos sobre los datos de hace un año, ya entonces de plusmarca. Pero también deja algunas señales para la esperanza, como la del mercado de trabajo, todavía muy dañado, pero que da muestras de recuperación.

 

Una de ellas es la evolución de la contratación. El número de contratos firmados ha aumentado en octubre un 30% con respecto al mismo mes del año pasado y es casi un 50% superior al del pasado mes de diciembre. El fin de los contratos de verano vinculados a los servicios (turismo y restauración) explica en parte la mejoría, pero el caso es que la cifra es bastante superior a la de octubre de 2012 y está muy por encima de la media nacional.

 

Eso sí, de los 5.361 contratos firmados el mes pasado, la inmensa mayoría (más de 5.000) son temporales, lo que deja la contratación indefinida en residual: no llega al 7% en lo que llevamos de año, cuando en 2012 representaban el 10%.

 

Peor resultado sigue danto la afiliación, el número de personas que están cotizando a la Seguridad Social en alguno de los regímenes contemplados. La cifra, importante porque es la que soporta los ingresos del sistema, se queda en los 56.189 en la provincia, casi un 5% por debajo de la cifra del año pasado: son 2.809 trabajadores dados de alta menos en solo un año.

No hay comentarios