La fragilidad del actual Real Madrid se comprueba en el estado anímico de sus futbolistas. Diego López dándole una patada a Diego Costa, Pepe corriendo desde su área hasta el centro del campo para protestar una falta táctica a Di María, Arbeloa pidiendo perdón al Bernabéu tras un mal control… El equipo de Ancelotti está alterado. No confía en sus posibilidades, ni en su juego. Ha …

No hay comentarios