OPINIÓN por Francisco Iglesias Carreño

La alta importancia que todas las Naciones dan a los Derechos Humanos y que fue resaltada con ocasión de la DECLACIÓN UNIVERSAL de 1948 por la ONU, nos puede (¿acaso nos debe?) allegar hasta sus formulación en nuestro entornos de convivencia próximo y hacerlo a la luz de nuestras experiencias (¿responsabilidades?) respectivas, donde los supuestos  constitucionales comenzaron a regir en 1978, pero que, sabido es, ya venían, en apoyatura, de otros también entes/criterios/soportes constitucionales previos. .

 

En la España Nación hemos ido de la Constitución (de 1931) a la Constitución (de 1978), ya que en esta última se han asumido, y por la Voluntad Soberana de la Nación Española (VSNE), situaciones que plasmadas/acordadas/derivadas de 1931 ( y normas, decretos y leyes subsiguientes) enraízan, después de un ínterin de 40 año, con su correspondiente historia, con 1978.

 

Los DERECHOS HUMANOS de cada ciudadano, en esos 47 años, son, al contraste de lo acordado en París (castillo de Chaillot 10-12-1948), un lugar referencial que nos puede permitir atisbar su forma vivencial cotidiana, y el ubicarla, como un aserto, uno más , dentro de esa amplia/general/sentida conmemoración del XI CENTENARIO CORONA LEONESA [EXTREMADURA-REINO LEONÉS-GALICIA-ASTURIAS].

 

La asunción de “la idea” de la España Nación, y con ello de la identidad española, podría tomarse no solo por el hecho concreto en si, y con el marco territorial de España, también como la meta a la que se llega desde estadios previos en la conformación plural del mismo territorio, y ello por que al sumir, de forma constitucional, las Regiones, se  asociación umbilicalmente la circustancialidad de cada una de ella, y con ello el germen surgido durante los procesos de la reconquista (la identidad regional histórica).

 

Llegar a la identidad plural de la Corona Leonesa, en sus cuatro Regiones Históricas [Extremadura-Reino Leonés-Galicia-Asturias]{validadas constitucionalmente en 1931 y 1978}supone también , en nuestro criterio, el caminar desde esta base del Oeste peninsular hacia la identidad española, y también el valorar los derechos, y por ende las identidades, de ambos sujetos  ( el todo y la parte)y hacerlo en el marco de la homologación de todos los constitucionales Pueblos de la España Nación.,

 

Una vez que las Regiones (de 1931), jurídicamente constatables, permanecen en su  formulación jurídica regional durante la dictadura (desde 1939 a 1975), y con ello la adscripción regional identitaria de sus habitantes (con su componente antropológico respectivo), y las tamizamos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos  (del año 1948), donde los valores individuales y colectivos son respaldados , y  desembarcamos en las formulaciones constitucionales (de 1978), se puede enlazar que, desde la observancia de la Voluntad Soberana de la Nación Española (VSNE), tenemos:

 

(1º) tanto la protección  de todos los españoles como la de todos los Pueblos de España.;

(2º) que la protección se realiza en el ejercicio de los derechos humanos

(3º) que se hace tal protección en sus culturas, tradiciones, lenguas  e instituciones

 

Y ello se hace en 1978, y al mismo tiempo en EXTREMADURA-REINO LEONÉS-GALICIA-ASTURIAS, y para tal proceder no se tiene que esperar, en su realización práctica, a tal o cual fecha, a tal o cual coyuntura política, a tal o cual Gobierno del Reino de España, ….El respeto a la identidad de cada Pueblo de España, se efectúa, en nuestra apreciación, al unísono del respeto a los restantes y sin discriminación  hacia ninguno de ellos, y tal respeto  se asienta en su derecho, constitucional que esta conjuntado por el bloque de los derechos humanos de sus miembros.

 

Los derechos humanos de los ciudadanos españoles, lo son tanto en el ambiente/marco de la constitucional España Nación, como en  el de sus constitucionales Regiones´1978, y formalizan la identidad respectiva [tanto  española como, y a título de ejemplo, la extremeña-leonesa-gallega-asturiana en las correspondientes Regiones Históricas de la Corona Leonesa] de cada uno de ellos y su posibilidad de ejercerla sin menoscabo alguno, y nadie, ni nada, después de 1978 (mientras no se pronuncie la VSNE) puede cambiarles esos derechos y con ellos sus identidades respectivas.

 

Veníamos, en la CORONA LEONESA [EXTREMADURA-REINO LEONÉS-GALICIA-ASTURIAS], de la CARTA MAGNA LEONESA (de 1188, del zamorano Alfonso IX), del DERECHO DE LAS PERSIONAS (de la Escuela de Salamanca) y seguimos, desde nuestra inserción en ese periodo entre 910-2010, en pos de hacer aquí, ¡ también aquí!, la prevalencia de los DERECHOS HUMANOS  de todos y para todos.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.