Cientos de personas rindieron hoy un sentido homenaje a los cerca de cien supervivientes que acudieron a los actos de conmemoración de la tragedia de Ribadelago (Zamora), en una carpa ubicada precisamente en la embocadura del Cañón del río Tera, por donde llegaba la tromba de agua aquella madrugada del 9 de enero de 1959 que acabó con esta localidad sanabresa. El recuerdo estuvo también con las víctimas, 144 vecinos del pueblo cuyos cuerpos no pudieron ser rescatados en su mayoría.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.