El sábado, horas antes del Barça-Madrid, Gerardo Martino estaba junto a sus colaboradores y los futbolistas almorzando en una de las mesas de un comedor privado del Hotel Princesa Sofía. Allí, mientras se pasaban el agua y el pan, vislumbraban de reojo un partido en la televisión. Era un clásico. El de la temporada 2010/11. El primero en el que participaba José Mourinho como técnico …

No hay comentarios