Carlo Ancelotti vive en una duda incesante. El cuerpo le pide solidez, unidad, contragolpe. La mente, más acorde a los designios de Florentino Pérez, apuesta por ser dominador, ofensivo, alegre. El Barça-Madrid llega cuando el técnico italiano aún no ha resuelto este problema y su discurso se resiente. “La clave es tener el coraje, la personalidad para ir a Barcelona a jugar a fútbol. No …

No hay comentarios