El Pleno del Senado ha aprobado este jueves, con el único apoyo del PP, el proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que será remitido al Congreso de los Diputados, pero ya con la asignatura de Matemáticas como obligatoria en el Bachillerato de Ciencias Sociales, gracias a un acuerdo 'in extremis' suscrito por todos los grupos. El texto volverá al Congreso para su aprobación definitiva en el pleno de la Cámara Baja el próximo jueves 28 de noviembre.

 

Sin embargo, en la votación de esta enmienda, la oposición en pleno, que ha facilitado al Grupo Popular introducir este cambio sobre las Matemáticas en el proyecto, se ha abstenido por no estar de acuerdo con la ley. El resultado de esta votación se ha resuelto 143 votos a favor y 77 abstenciones.

 

El portavoz de Educación del PSOE, Vicente Álvarez Areces, afirmó, en declaraciones a los medios, que su grupo facilitaba con su firma la incorporación al proyecto del Gobierno de esta iniciativa, pero avisó de que no votaría a favor de la misma. "Estamos en contra de la ley pero consideramos que relegar las Matemáticas suponía un atropello para miles de personas que se iban a ver gravemente perjudicadas", argumentó.

 

El texto de la LOMCE, al que se han presentado ocho vetos para que sea devuelto al Gobierno, sale de esta cámara sólo con los votos del PP. El PSOE, CiU, PNV, Entesa, ERC, Amaiur, IU, y Foro Asturias lo han rechazado y UPN se ha abstenido. La votación final de la ley, a la que han faltado casi medio centenar de senadores, se ha resuelto con 136 votos a favor, 81 en contra, 3 abstenciones y entre aplausos y abucheos desde el hemiciclo.

 

En total, los grupos han presentado en el Senado un total 896 enmiendas parciales al proyecto de ley, de las que sólo se aceptaron en comisión una 32 para incluirlas al dictamen, la mayoría del PP. Durante las dos sesiones de debate, los portavoces de la oposición han reprochado que los 'populares' no hayan aceptado o negociado más propuestas y le han acusado de aplicar el "rodillo parlamentario".

 

Una de las cuestiones más polémicas en este trámite ha sido la aceptación y posterior rechazo por el PP de diez enmiendas –cinco del PSOE y cinco de Entesa–, que alegó que la redacción de sus propuestas era "tramposa". Los socialistas tacharon este episodio de "inaudito" y acusaron al PP de no habérselas leído.

No hay comentarios