Estos nuevos iPhones podrían contar con pantallas de 4,7 y 5,5 pulgadas y supondrían, por tanto, los smartphones de Apple más grandes hasta la fecha.

 

El hecho de que estos terminales sean de formato curvado indica que la compañía de la manzana no se quiere quedar atrás en este terreno, inagurado por Samsung y seguido por LG, con sus respectivos Galaxy Round y G Flex.

 

No obstante, la información desvelada hasta el momento solo sostiene que Apple está haciendo pruebas y desarrollando este nuevo tipo de iPhone, lo cual no significa que lo vaya a lanzar a la venta, como ya han hecho los mencionados fabricantes surcoreanos.

No hay comentarios