“En 2002, cuando mi gran amigo de la infancia, Asier Aranguren, entra en ETA, las preguntas de mis amigos de Madrid se hicieron más difíciles de responder”, explica Aitor Merino (San Sebastián, 1972). Siempre escéptico sobre el conflicto vasco, sus propias dudas se agudizaron. ¿Cómo explicar una situación que a él mismo le costaba asimilar? Para hallar respuestas se embarcó junto a su …

No hay comentarios