Esta cantidad es suficiente para proteger todo el censo de especies sensibles situado en la zona de vacunación obligatoria. Con esta medida, el Ministerio apoya la campaña de vacunación y evita costes adicionales para el sector.

La vacunación obligatoria viene regulada por la orden de 25 de noviembre, que establece medidas específicas para la protección en relación con la lengua azul. Estas medidas se han tomado con el objetivo de avanzar hacia la erradicación de la enfermedad y evitar su dispersión fuera de dicha zona de restricción.

El Ministerio subraya que además evitará las pérdidas económicas en las explotaciones motivadas por la aparición de síntomas de la enfermedad, especialmente en ganado ovino, así como para facilitar los movimientos de animales desde de la zona restringida hacia la zona libre.

No hay comentarios