Unión, Progreso y Democracia propone a todos los zamoranos el cambio de fecha para la celebración del día de la comunidad autónoma al 18 de abril, día en el que por primera vez un monarca europeo concedió a sus ciudadanos el derecho de controlarle en el gobierno celebrando unas cortes y otorgando de este modo derechos y garantías al pueblo.

El rey Alfonso IX, en el año 1.188, convocó en el claustro de San Isidro de León un parlamento que por primera vez incluyó a ciudadanos comunes. Esto fue el embrión de lo que hoy son nuestros sistemas democráticos parlamentarios y los castellanoleoneses tenemos la fortuna de poderlo celebrar con doble oportunidad, pues aquel hecho sucedió en lo que hoy es el territorio de nuestra comunidad autónoma.

Los motivos para la supresión de la fiesta de Villalar son varios, en primer lugar UPyD considera que nuestra festividad autonómica tiene connotaciones antieuropeístas ya que los comuneros se enfrentaban contra un gobernante al que tildaban de extranjero al provenir de Flandes; hoy los ciudadanos están inmersos en un proceso de unión con el resto de Europa que esta formación defiende ardorosamente y que invita a dejar de ver como “extranjeros” al resto de los europeos.

En segundo lugar la actual celebración en la campa de Villalar simboliza un enfrentamiento entre el “centralismo” de Carlos V y el “regionalismo” o incluso “nacionalismo” de los comuneros. UPyD cree que la solución a los graves problemas institucionales y económicos que atraviesa España hoy en día no pasa por generar nuevos enfrentamientos nacionalistas entre sus regiones, sino por incrementar la solidaridad y coordinación entre todas las comunidades autónomas españolas.

Por último la derrota de los comuneros a menudo se quiere utilizar por algunos como señuelo del victimismo de una Castilla presuntamente oprimida por los “malvados” Gobiernos centrales que serían los culpables de todos los males; UPyD piensa que el victimismo es una pasión que no conduce a ningún lado, que es utilizada por los nacionalismos, y que los graves problemas de Castilla y León y de Zamora se deben a la manifiesta incapacidad de los Gobiernos locales, autonómicos y nacionales del PP y del PSOE, no a remotas batallas del siglo XVI.

Por estos motivos, UPyD propone a todos los zamoranos abrir un período de reflexión para debatir si realmente quieren celebrar la festividad autonómica en un día con las connotaciones antieuropeístas, insolidarias y victimistas que tiene la fecha de esa derrota acaecida un lejano 23 de abril en Villalar. O si prefieren la fecha propuesta del 18 de abril, una fecha que conmemoraría un suceso pacífico y vinculado al amor por los derechos y garantías de los ciudadanos, y que puede reflejar mucho mejor los ideales de los hombres y mujeres zamoranos del siglo XXI.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.