La fiesta del toro enmaromado 2008 parece estar gafada. Todo hacia esperar, después del mal sabor de boca del torito del alba, que “Manzanero” haría olvidar los sinsabores del martes y se convertiría en el remedio para unas fiestas que empezaron pasadas por agua, que han seguido con un mal torito y que se han rematado con una pizca de mala suerte.
La tarde comenzaba con un desfile de peñas pasado por agua y se remataba poco después. Apenas el toro enmaromado dejaba el toril, se rompía la maroma para sorpresa de todos los allí presentes. La desgracia pudo ser mayor, gracias a un grupo de valientes y ágiles corredores la tragedia pudo evitarse. Rápidamente ensogaron al toro y lo ataron a una farola. Después de una intensa lucha el toro fue devuelto al toril desde donde salió por segunda vez. Desgraciadamente a la segunda no fue la vencida y el toro no pudo acabar el recorrido, en gran parte debido al cansancio provocado en la lucha para regresarlo al toril. En la plaza de Santa María “Manzanero” fue sacrificado y la fiesta del toro acabo sin pena ni gloría.



No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.