El primer acercamiento de los benaventanos a un toro, ha resultado una verdadera decepción para todos. Bailador, el toro del aguardiente, ha sido un mal toro, se obceco a los pocos minutos de iniciar el recorrido y ni por las buenas ni por las malas los organizadores consiguieron hacerlo andar. Desesperados sin duda se intento de todo, por más de una decena de veces salieron a su encuentro los cabestros ni los novillos parecieron motivarle los suficiente como para poder mover una pezuña. Finalmente y tras varias horas de espera y desilusión las autoridades pidieron su vuelta al corral.

Bailador fue ensogado y su pequeña carrera sirvió para que los asistentes pudieran deleitarse con un anticipo de lo que será el toro del miércoles, eso si la hazaña le costo a más de uno magulladuras, contusiones y heridas de diversa consideración. Bailador se resolvió con un saldo de 6 heridos, 2 de ellos tuvieron que ser atendidos en el quirófano de campaña y ser trasladados posteriormente a Zamora.

Compartir
Artículo anteriorToro y Nada Más
Artículo siguienteToro Enmaromado: La Gran Decepcion

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.