Los paises que aplicarán la nueva norma son Austria, Bulgaria, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Luxemburgo y Rumanía.

Cada año en torno a un millón de parejas inicia los trámites de divorcio en la UE, y el caso es que no siempre está claro qué legislación hay que aplicar. Así ocurre, cuando los cónyuges proceden de distintos países o cuando, procediendo del mismo, viven en el extranjero o en países diferentes. Las llamadas “parejas internacionales” representan el 13% de los divorcios – y también de los matrimonios – en la UE.

Las nuevas normas permitirán a estos matrimonios elegir la legislación aplicable a su divorcio. Divorciarse según las leyes de otro país es algo que ya se permite en muchos Estados miembros de la UE. El problema se plantea cuando cada uno tiene normas diferentes para determinar la legislación aplicable. Esa incertidumbre aboca muchas veces a trámites largos y costosos. Las nuevas normas clarificarán qué ordenamiento se aplica, en caso de que la pareja no se ponga de acuerdo sobre esta cuestión. Se trata de evitar que durante el proceso uno de los dos utilice la legislación nacional para colocar al otro en situación de desventaja.

Creado en el año 1999, este procedimiento permite a grupos compuestos por muchos países adoptar normas que sólo se apliquen en éstos, pero no en toda la UE. Viviane Reding, Comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales, presentará la normativa en nombre de Austria, Bulgaria, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Luxemburgo y Rumanía.

Más información: http://ec.europa.eu/news/justice/100324_es.htm

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.