La Junta de Castilla y León ha habilitado el conjunto de actuaciones con las que se pretende reducir en la Comunidad los efectos causados por posibles olas de calor y que se basan en la coordinación asistencial y en la difusión e información a la población, tanto del momento en que se producen estas situaciones meteorológicas como de los comportamientos que han de adoptarse para evitar los riesgos en la salud causados por un calor excesivo y duradero.

La Junta de Castilla y León ha puesto en marcha el dispositivo de coordinación asistencial y de Salud Pública habilitado en la Comunidad ante la posibilidad de que, con la llegada del período estival, se produzca situaciones meteorológicas caracterizadas por olas de calor.

En este sentido, es importante recordar la importancia de que los ciudadanos y especialmente aquellos que, por su pertenencia a grupos de riesgo o por sus actividades, conozcan cuándo se producen estas situaciones y sean conscientes de la necesidad de adoptar y hacer habituales ciertas actitudes y precauciones mediante las cuales protegerse del calor y evitar las complicaciones que éste conlleva y que pueden agravarse hasta sufrir el llamado “golpe de calor”.
Estos grupos especialmente susceptibles a los efectos del calor son:
  • Las personas mayores, discapacitadas y los niños lactantes y menores de cinco años.
  • Pacientes con enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes, cardiopatías, obesidad, alcoholismo, etc.)
  • Personas que tomen habitualmente medicación.
  • Personas que realizan trabajos físicos intensos o deportes al aire libre con temperaturas intensas o exposiciones prolongadas al sol.
Tanto los ciudadanos que estén dentro de estos grupos como cualquier otra persona sometida a altas temperaturas ambientales ha de conocer los comportamientos a adoptar para protegerse del calor y que se materializan en las siguientes recomendaciones:
  • Evitar salir de casa durante las horas centrales del día, entre las doce del mediodía y las seis de la tarde.
  • Beber más líquidos, sin esperar a tener sed, sobre todo agua y zumos ligeramente fríos.
  • Evitar comidas copiosas, tomar verduras y frutas. Es conveniente comer menos cantidades pero más veces al día. No hay que tomar comidas excesivamente calientes ni beber bebidas alcohólicas.
  • Reducir la actividad física.
  • Descansar frecuentemente a la sombra.
  • Usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares.
  • Hay que permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
  • En las casas, es conveniente utilizar las habitaciones más frescas. Durante el día, las persianas han de permanecer bajadas y las ventanas cerradas para, por la noche, abrirlas para ventilar.
  • Los alimentos han de mantenerse refrigerados en el frigorífico, vigilando con especial atención las medidas higiénicas de conservación.
  • Si se deja un coche estacionado, no deben permanecer en su interior ni niños ni ancianos con las ventanillas cerradas.
  • Es conveniente que, en la medida de lo posible, se esté pendiente y se ayude a aquellas personas que conozcamos que tengan un mayor riesgo de sufrir los efectos del calor.
Estos efectos que causa un exceso térmico en el organismo se manifiestan mediante calambres, provocados por la pérdida de sales; agotamiento, con malestar, dolor de cabeza, nauseas y sed intensa; deshidratación, caracterizada por decaimiento y sensación de postración; y, de forma más severa, el “golpe de calor”, que conlleva nauseas, vómitos, dolor de cabeza, piel caliente y enrojecida, aumento de la temperatura corporal por encima de los 400, inestabilidad al andar, mareos,¿ pudiendo llegarse llegar a padecer convulsiones o, incluso, el coma.
En el caso de que nos encontremos ante una persona que sufra un golpe de calor, lo inmediato es ponerse en contacto con el teléfono de emergencias 112, para luego colocar al enfermo en un lugar a la sombra; quitarle ropa para airearle; si está consciente, colocarle la cabeza ligeramente elevada para ofrecerle abundante agua; si es posible, refrescarle con agua fría o hielo, sobre todo en la cara y en las axilas aunque no hay que meterle en la bañera para enfriarle; y, si está inconsciente, colocarle con las piernas flexionadas y nunca darle líquidos.
 
Disponible desde el pasado día 1 de junio
Las actuaciones preventivas y de control en Castilla y León referidas a los cuidados de la salud ante una ola de calor se plantean basándose en la predicción de las temperaturas a partir de la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología; en la información anticipada a la población sobre los efectos de un calor excesivo, a través de información de servicio y de los medios de comunicación social; la implantación de un sistema de información sobre morbilidad y mortalidad; y la información a los profesionales sanitarios y de los Servicios Sociales.
Este último ámbito se caracteriza por la coordinación socio-sanitaria para la identificación de los grupos de riesgo, tanto niños como personas mayores; la alerta de los dispositivos asistenciales, de Primaria, Especializada y Emergencias; y la coordinación entre las administraciones y entidades públicas y privadas competentes ante estas situaciones.
Todas estas actuaciones a cargo de la Consejería de Sanidad se relacionan con el Plan nacional de actuaciones preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud y vienen determinadas por la activación de los niveles de alerta, del 0 al 3 identificados respectivamente por los colores verde, amarillo, naranja y rojo.
Desde el pasado 1 de junio, la Junta de Castilla y León ha habilitado en el portal sanitario de la Administración autonómica, en www.saludcastillayleon.es y, más concretamente en el apartado “Consejos ante una ola de calor” del subportal “Ciudadanos”, toda la información al respecto, así como enlaces al Portal de Meteorología de la Agencia de Protección Civil y Consumo castellana y leonesa como al Portal de situación de los avisos meteorológicos de la Agencia Estatal de Meteorología.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.