Francisco José Fernández Martín, vecino de Zamora, ha presentado un escrito ante las autoridades administrativas competetentes para solicitar la retirada de los sistemas de señalización lumínica de los molinos eólicos sitos en Montamarta, Santa Eufemia del Barco, Olmillos de Castro, Manzanal del Barco y Carbajales de Alba, gestionados por la empresa burgalesa, GECALSA.

Que, según hemos tenido conocimiento, este sistema de señalización luminosa (estroboscópica) responde a los criterios establecidos desde la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Fomento, en concreto de la Subdirección General de Sistemas de Navegación Aérea y Aeroportuaria, Sección de Servidumbres Aeronáuticas, en un documento denominado “Señalamiento e Iluminación Turbinas Eólicas”.

No obstante, en la provincia de Zamora y en la Comunidad de Castilla y León, ya existen funcionando otros parques eólicos, con turbinas de aerogeneradores que superan los 100 m de altura y que no cuentan con la luz blanca intermitente y estroboscópica de más de 2.000 candelas, e incluso multitud de aerogeneradores situados en zonas prominentes del territorio con altitud cercana a los 100 m (caso los numerosos parques eólicos existentes en la sierras de Sanabria situados a altitudes en torno a los 1.500 m.s.n.m.) que únicamente cuentan con la luz roja fija omnidireccional.

Por lo tanto se considera que según el artículo 3 de la Ley 34/2007 de calidad del aire y protección de la atmosfera define como Contaminación Lumínica “El resplandor luminoso nocturno o brillo producido por la difusión y reflexión de la luz en los gases, aerosoles y partículas en suspensión en la atmósfera, que altera las condiciones naturales de las horas nocturnas y dificultan las observaciones astronómicas de los objetos celestes” y como Contaminación atmosférica: “La presencia en la atmósfera de materias, sustancias o formas de energía que impliquen molestia grave, riesgo o daño para la seguridad o la salud de las personas, el medio ambiente y demás bienes de cualquier naturaleza.”

Teniendo en cuenta que en la misma Ley y en su Disposición Adicional Cuarta establece obligaciones para las administraciones para evitar este tipo de contaminación, concretamente dice:

· “Preservar al máximo posible las condiciones naturales de las horas nocturnas en beneficio de la fauna, la flora y los ecosistemas en general.

· Prevenir, minimizar y corregir los efectos de la contaminación lumínica en el cielo nocturno, y, en particular en el entorno de los observatorios astronómicos que trabajan dentro del espectro visible.

· Reducir la intrusión lumínica en zonas distintas a las que se pretende iluminar, principalmente en entornos naturales e interior de edificios.

Conociendo que dentro de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética 2004-2012, en 2008 el Gobierno ha aprobado un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2011, en el cual, de las 31 medidas contempladas, 2 son directas y relativas a evitar la contaminación lumínica.

Considerando que el marco legal de la contaminación lumínica se ha completado en el año 2008 con la publicación del R.D. 1890/2008, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior y sus Instrucciones técnicas complementarias EA-01 a EA-07, que tiene como uno de sus objetivos la evitación de la luz intrusa o molesta y del resplandor luminoso nocturno.

Conociendo que varias Comunidades Autónomas ya tienen sus propias Leyes de Contaminación Lumínica, y muchas otras tienen borradores o, ya avanzados proyecto de ley, en el mismo sentido. Incluso algunas tienen oportunas líneas de ayudas y subvenciones para modificar alumbrados públicos y evitar este tipo de contaminación.

Considerando que el Decreto 584/72, de 24 de febrero, DE SERVIDUMBRES AERONAUTICAS, no establece limitaciones taxativas sobre este aspecto, sino que su artículo 8 deja un importante margen de maniobra para buscar medidas oportunas que garanticen la seguridad aérea, diferentes de la que se esta aplicando en estos parques eólicos.

Considerando que el Decreto 862/2009, por el que se aprueban las normas técnicas de diseño y operación de aeródromo de uso público. En dicho decreto se ha reflejado el anexo 14 de OACI (normas OACI, redactadas por la Organización Internacional de Aviación Civil) y en particular el capítulo 6: Ayudas visuales indicadoras de obstáculos.

Es decir la norma OACI establece que:

Se deben señalar objetos que sobresalgan y que estén a menos de 3 Km del borde interior de la superficie de ascenso en el despegue y deberían iluminarse, si la pista se utiliza de noche.

Sólo se utilizaran luminarias de destellos de alta intensidad de color blanco en objetos que superen los 150 metros de altura. Sin embargo en objetos de más de 45 metros de altura puede haber luminarias de destellos de color blanco pero con una intensidad 10 veces inferior a las de alta intensidad, pero también rojas fijas o intermitentes de moderado nivel, pero solo si están a menos de 3km del borde de despegue de las pistas.

Considerando que la señalización luminosa de los parques indicados con anterioridad resulta una medida absolutamente desmesurada y contraproducente, y que echa por tierra todo el esfuerzo de otras administraciones.

Considerando que la señalización y balizamiento de las turbinas eólicas con luces intermitentes y estroboscópicas de más de 2.000 candelas, convierten a algunos de nuestros más preciados cielos nocturnos en una suerte de inmensa discoteca de luces, produciendo un atentado ambiental difícilmente soslayable.

Considerando también que el resplandor producido por las luces intermitentes y estroboscópicas es perjudicial para los conductores de vehículos que circulan por las carreteras y caminos cercanos a las instalaciones, ya que cuando el aerogenerador se encuentra en una determinada posición el deslumbramiento que produce genera un intenso flash que es un auténtico riesgo para la conducción.

Considerando también que si el fin de las luces intermitentes y estroboscópicas es la seguridad aérea no entendemos cómo sus flashes de luz, situados en la parte alta del aerogenerador, se ven también desde la superficie terrestre. ¿A quién va dirigida está “seguridad terrestre”?

Por todo lo expuestos se solicita que se adopten las medidas necesarias para que la señalización y balizamiento de las luces en las turbinas eólicas indicadas anteriormente no genere una Contaminación Lumínica de acuerdo al artículo 3 de la Ley 34/2007 de calidad del aire y protección de la atmosfera y que se proceda a la eliminación de las actuales LUCES INTERMITENTES Y ESTROBOSCÓPICAS de más de 2000 candelas.

Se adopten las medidas necesarias para obligar a las administraciones que corresponda a “Preservar al máximo posible las condiciones naturales de las horas nocturnas en beneficio de la fauna, la flora y los ecosistemas en general, prevenir, minimizar y corregir los efectos de la contaminación lumínica en el cielo nocturno, y, en particular en el entorno de los observatorios astronómicos que trabajan dentro del espectro visible y a reducir la intrusión lumínica en zonas distintas a las que se pretende iluminar, principalmente en entornos naturales e interior de edificios.” tal y como se indica en la Ley 34/2007, concretamente en los Parques Eólicos de Montamarta, Peñarroldana y El Hierro.

Se adopten las medidas necesarias para exigir a la empresa que los gestiona, GESCALSA, que suprima las actuales LUCES INTERMITENTES Y ESTROBOSCÓPICAS de los citados aerogeneradores.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.