La Comisión de Patrimonio ha resuelto la petición de quitar las columnas de la fachada lateral del teatro Ramos Carrión como «desfavorable» y exige mantener los arcos de los muros, tal y como estaban en su origen, según informó ayer Izquierda Unida en un comunicado.

El teatro Ramos Carrión de Zamora se encuentra dentro del Plan Especial del Casco Histórico, el cual obliga a mantener tanto la fachada como los muros laterales. Estos últimos han sido derribados y «en su lugar hay un enfoscado liso», explicó Francisco Guarido. Desde IU exigen la reconstrucción, tal y como estaba originalmente. Esta postura también es manifestada por la Comisión de Patrimonio, órgano que el pasado 28 de agosto firmó un documento en el que resolvía la petición de la Dirección de Obra de «quitar las columnas apilastradas de la fachada lateral protegida».

Ante el dilema de si se debe «ajustar la decoración de arcos o se deja la curva del teatro como está, eliminando las arcadas apilastradas originales» el informe resuelve como «desfavorable, debiéndose ajustar el proyecto inicialmente aprobado, ya que no existe justificación alguna para la eliminación de la decoración exterior en un edificio catalogado».

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.