El próximo viernes se cumplirán 28 años de la aprobación del primer estatuto de Castilla y León y con ello de la unión bajo una misma autonomía de leoneses y castellanos. Pese a ello, aún no acierto a entender el por qué se dio dicha unión, no soy capaz de encontrar una respuesta a por qué los castellanoviejos dejaron a Santander y Logroño formar sus autonomías y por qué la Región Leonesa que hasta entonces siempre había estado separada de la castellana tuvo que pagar con ello y perder nuestro derecho a ser comunidad autónoma.

Aún recuerdo siendo yo pequeño a mi madre, oriunda de la zona de Las Arribes, provincia de Salamanca, cuando con mi infantil ingenuidad le llamé casi por casualidad “castellano-leonesa” y me respondió seria “yo soy leonesa, a mí no me vengáis con inventos raros”. Entonces no acertaba a entender como una mujer natural de Guadramiro podía decirse leonesa si para mí León, por lo que me enseñaban en la escuela, era simplemente una provincia más al norte que la nuestra de Salamanca.

Quiso el destino que con los años en mi curiosidad y afán por aprender me diese cuenta del por qué de aquellas palabras de mi madre, y por más que rastreé libros anteriores a 1983 (incluidas las míticas enciclopedias de Álvarez de mis padres) no hice más que toparme con la misma conclusión: Salamanca desde su reconquista siempre había pertenecido al Reino de León y la actual autonomía era el fruto de pactos de la Transición y repartos territoriales de poder que habían dejado a una región como la leonesa, con once siglos de historia regional, sin su legítima autonomía. Ciertamente, la Constitución habilitaba (y habilita) para la formación de una autonomía del País Leonés que, por otra parte, iría más acorde que la actual autonomía con la historia de España y con la propia Constitución.

Hoy, a mis 23 años, sigo sin entender muchas cosas pero han cambiado las cuestiones que no entiendo y espero que las cosas entre León y Castilla vuelvan a su ser natural, con una autonomía para cada una de estas dos regiones. El estudio y la curiosidad me sacaron de mi ignorancia sobre qué significaba el «y León» del nombre de esta autonomía y ahora soy yo el que, si el día de mañana el destino me regala un hijo o hija, le diga “soy leonés, no olvides nunca tus raíces pues sólo a través de ellas aprenderás a amar nuestra provincia charra, nuestra región leonesa y nuestra nación española”.

Carlos Javier Salgado Fuentes

Compartir
Publicado por

Noticias recientes

El Alcalde de Benavente denegó las licencias al centro de hemodiálisis.

El PP de Benavente ha emitido un comunicado respondiendo a las "mentiras" del Alcalde de Benavente al que acusan de…

hace 8 horas

El PP nunca pidió el cierre del centro o que se dejase de ofrecer el servicio.

El PP de Benavente ha hecho pública una nota de prensa en relación a la denuncia interpuesta contra el Alcalde…

hace 3 semanas

Desidia del Concejal de Medio Ambiente

Suciedad en los contenedores, hierba y cacas de perro en el viario público en Benavente. El PP de Benavente ha…

hace 1 mes

Un fallo de seguridad retrasa el asfaltado de calles en Benavente.

Calle Cra. Villanueva de Azoague El PP avisó al Ayuntamiento de Benavente de que el archivo del proyecto para el…

hace 2 meses

El PP reclama más diligencia a la Concejalía de Medio Ambiente

El PP ha llamado la atención a la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Benavente sobre varios temas de…

hace 2 meses

El PP recurrirá la decisión del Pleno del Ayuntamiento de Benavente

El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Benavente recurrirá la decisión adoptada en el Pleno de la…

hace 3 meses